El ojo y el huevo

grabado al carborundo

PEZEGO

Pezego es un azar, un capricho encerrado en una viga de castaño, escondido bajo tejas, suspendido e invisible sobre las cabezas, en el hogar, en la despensa, en la alcoba...Son 300 años de discreto e indispensable servicio.

Pezego, hoy es libre, vaga con su forma aerodinamica y oscura, vagabundea felizote por las librerias, los caminos de agua, las casas vividas.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Pezego aparece en Zaragoza, es su primer viaje como adulto...

FUGA DE PEZEGO

A Pezego de primeras le han engañado como a un chino, pero como es un sentiente que no cesa; se ha dado a la fuga, aunque la criatura está completamente desorientada.

Mira paun lado

Miraa palotro

y no vea nadie

 

Y aa la carrera

pero sin ruido

cruuza la calle

LOS VIGILANTES

Después de considerar varias opciones, los depositarios deciden contratar a un grupo de vigilantes, con el dudoso honor de ser los que peores resultados obtuvieron.

PEZEGO AL SOL

El 3 de Julio de 2013, Pezego ha vuelto a darse a la fuga, las últimas noticias le ubican en un almacen soleado y tranquilo, entre artefactos y seres de su calaña.

MANCHA DE TINTA