La destreza manual, la mímesis. El orden establecido

 

La facilidad técnica, siempre ha sido gratamente valorada por el espectador, siempre y cuando esta se haya enfocado hacia la Mimesis, transformando la actitud narrativa en algo más allá de los géneros, convirtiendo la experiencia estética en una adecuación formal e ideológica con aquellos elementos de la cultura popular que no perturban y en los que hay una identificación de carácter sentimental.

El género del Pop blando y local, customizado desde los mass media con carácter global, confiere al espectador un lugar dentro del gusto general, permitiéndole acceder a territorios de confort en los que puede moverse con un mínimo de educación artística legitimada por una mayoría en sus mismas condiciones.

 

Este vínculo de pertenencia se ve reforzado por el consumo banal en el que el objeto artístico tiene la misma equiparación que el producto televisivo de fácil deglución, inmediata e insustancial.

 

Si a estos factores del supuesto valor narrativo de la imagen, le añadimos la destreza manual, para fijar una hipotética sensación de reconocimiento de lo representado, el parecido se impone más allá del valor conceptual de la obra.

 

Así, no resulta difícil comprender porqué la progresiva sustitución de las imágenes de ciervos, cazadores, bucólicos paisajes (Holandeses), payasos y labores varias de bordados en los hogares de la clase mayoritaria, ha dado paso a la implantación de productos de bajo coste, fácilmente encontrables en grandes almacenes y tiendas ¨para el hogar¨. se haya producido con la mayor naturalidad y sin ningún tipo quiebra en el gusto.

 

Martín B.

 

 

MANCHA DE TINTA